Warning: A non-numeric value encountered in /home/spastefa/public_html/wp-content/themes/rttheme17/content_generator.php on line 116

Drenaje Linfático

El drenaje linfático pre y post operatorio es imprescindible para conseguir una buena evolución en las cirugías, especialmente aquéllas que cursan con un edema postoperatorio importante. Se recomiendan entre 1 y 3 drenajes linfáticos semanales los primeros 15 días de la operación, después, nuestros profesionales le indicarán la periodicidad o el número de sesiones a seguir según su evolución postoperatoria.

Es necesario tras liposucción, mamoplastia de aumento, mamoplastia reductora y abdominoplastias, pero se aconseja tras cualquier tipo de cirugía estética.

El drenaje linfático manual es una forma de masaje que favorece el funcionamiento del sistema linfático, crucial para una marcha eficaz del sistema inmunológico.

Se define como una serie protocolizada de maniobras manuales muy suaves que, basadas en un profundo estudio del sistema linfático, se realizan con el fin de drenar o desplazar la linfa, que por cualquier causa patológica se encuentra estancada.
Aunque la aplicación fundamental del drenaje linfático manual terapéutico está en el campo de la cirugía estética, existen otras indicaciones en el campo de la medicina.

Las indicaciones terapéuticas son:

  • Edemas faciales.
  • Acné.
  • Hematomas.
  • Edemas linfoestáticos (en los edemas de brazo tras extirpación mamaria).
  • Edemas postoperatorios y para mejorar la presentación de cicatrices.
  • Celulitis (la grasa acumulada retiene agua).
  • Linfedema congénito ó adquirido.
  • Edemas en la menstruación.
  • Edemas por embarazo (prevención de estrías, descarga de las piernas).
  • Varices.
  • Fibromialgia.
  • Piernas cansadas.
  • Edema del sistema nervioso (migrañas, dolores de cabeza, vértigo).
  • Enfermedades crónicas de las vías respiratorias (rinitis, sinusitis, faringitis, amigdalitis…).
  • Edemas de origen traumático: hematomas, luxaciones, tirones musculares, siendo muy indicado para la recuperación de los deportistas.
  • Artritis, artrosis y afecciones de las partes blandas (capsulitis, tendinitis, etc.).
  • Distonía neurovegetativa (nervios, ansiedad).
  • Ulceras de decúbito.

El tratamiento suele durar unos 50 minutos, aunque depende de la causa y extensión del edema.